Skip to main content

Un bosque comestible es una vuelta atrás; es dejar de ser agricultores para volver a ser recolectores.

Si comparamos un bosque comestible con un campo de maíz, la producción es mayor en el campo de maíz, pero también es mayor la energía que invertimos en obtener esa producción (fertilizantes, fitosanitarios, maquinaria de laboreo, personal…). Por tanto, la eficiencia del sistema es menor.

Por otro lado, una parcela de maíz es un monocultivo, en donde la biodiversidad vegetal se ve reducida a una única especie ¡Imagínate el banquete para una plaga que le guste el maíz! Además, cada año hay que volver a empezar, volviendo a plantar el maíz previo laboreo de la tierra. Es decir, destruimos la vida y las conexiones que se hayan formado el año anterior en el suelo. Y en cuanto al objetivo de este ecosistema, es único: producir la mayor cantidad de maíz posible.

El bosque comestible sin embargo es un policultivo, es decir, hay muchas especies distintas y por tanto mucha biodiversidad, con lo cual aumenta la resiliencia del sistema. Está compuesto por plantas que permanecen año tras año, permitiendo que el suelo vaya enriqueciéndose con el paso del tiempo, ya que no tenemos que tocarlo. Por último, las funciones son múltiples tanto para nuestro provecho directo, como para el de otros seres vivos y del sistema en su conjunto.

Ahora vamos a pensar en los atributos de un bosque: es sostenible a largo plazo, autónomo y es un lugar atractivo. Todas estas cualidades también las tienen los bosques comestibles en mayor o menor medida. Entonces, ¿en dónde está la diferencia?, pues en la productividad. En un bosque, la producción de alimento es reducida dado que la luz no llega a las capas bajas del bosque. Si lo piensas, ¿dónde recoges frutos silvestres en tus paseos por el bosque? Pues normalmente en los bordes del bosque, en los claros o en los caminos, es decir, donde las copas de los árboles están mas separadas y llega el sol a los estratos inferiores.

Por tanto, el objetivo está claro: conseguir un bosque donde la luz llegue a los estratos inferiores y así podamos tener alimento también en la capa arbustiva y herbácea. Y con un punto a nuestro favor, la naturaleza va a trabajar con nosotros para conseguirlo. ¿Por qué? Pues porque la naturaleza en los climas templados tiende al bosque. Si tu abandonas una parcela, al final, se hará bosque. Mira está urbanización abandonada cerca de nuestra casa en el municipio de Teo.

A nivel personal, cada vez somos más lo que nos preocupamos por nuestra alimentación y la huella ecológica que supone la generación de esos alimentos que comemos. Un bosque comestible te permite abrir nuevos horizontes más allá de la huerta tradicional, experimentando nuevos sabores, nuevos platos, y mejorando la calidad nutricional de tu dieta. Y si en vez de solo lechuga tus ensaladas llevaran una mezcla de 20 especies distintas con sus colores, texturas y sabores diferentes. ¡Imagina la diferencia a nivel estético, nutricional y de sabor!

En un bosque comestible producirás alimentos desterrados por el mercado porque no resultaron económicamente rentables a pesar de sus excepcionales cualidades. Recuperarás especies tradicionales que comían nuestras bisabuelas. Traeremos a la mesa especies utilizadas en otras culturas, ¡alguna aquí considerada incluso mala hierba!

Y por último creando un bosque comestible estas ayudando al planeta a reducir las emisiones de gases invernadero, a fijar CO2, a mitigar la erosión del suelo contribuyendo a su regeneración, a reducir la eutrofización de las aguas, a generar biodiversidad.

La humanidad está ante el mayor reto de este siglo, el cambio climático, con otras problemáticas asociadas: reducción de las reservas de agua potable y aumento de la población a nivel mundial. Aún tenemos tiempo para actuar sobre estos aspectos, pero no podemos esperar mucho más. La agricultura tiene que dejar de ser un contribuyente al cambio climático para convertirse en parte de la solución. ¿Cómo? Pues una manera es produciendo alimentos a través de plantas perennes.

¿Te animas a ser partícipe del cambio?

Leave a Reply